¿Crees que no es posible superar los controles de las inspecciones reglamentarias? Y, ¿qué me dices de  todos  los requisitos legales que deben cumplir las empresas?

Si la actividad que tu empresa desarrolla o la que estás planeando iniciar es alguna de las que están sometidas al control de inspecciones y cumplimiento de numerosos requisitos legales, seguro que más de una vez has estado a punto de tirar la toalla.

Esa sensación de estar en una carrera de obstáculos y de sentir que, por mucho que entrenes, tienes que estar continuamente saltando vallas sin que alcances la meta no debería ser la razón de abandonar tu proyecto  o de darte por vencido y caer en la indiferencia ante el cumplimiento de los requisitos legales.

A pesar de que vivimos en un país en exceso aficionado a los cambios legislativos, a dictar normas que parecen un galimatías, a exigir controles e inspecciones periódicas y cambiantes, no te desanimes y acéptalo como un reto. Eso sí, déjate ayudar.

Tanto si eres un distribuidor de productos sanitarios que ha de pasar las inspecciones de la AEMPS (Agencia Española de Medicamentos y Productos Sanitarios) y cumplir con la legislación sobre productos sanitarios, como si estás obligado a obtener el código de actividad de los gases fluorados (CAF),  o estás obligado a inscribirte en el ROLECE ( Registro  oficial de licitadores y empresas clasificadas del estado),  o necesitas certificar alguno de tus procesos, puedes recurrir a alguna de las empresas especializadas en Inspecciones reglamentarias GIR-ASAL .

En función de cuáles sean tus necesidades, GIRASAL te ayuda a  identificar los requisitos legales que debes cumplir. Además de la observancia de las normas que podríamos llamar generales, en muchas ocasiones hay que sumar la regulación específica o sectorial o incluso la que deriva de la propia ubicación de la actividad.

A modo de ejemplo puedes consultar las principales normas en la página del Ministerio de Industria, Comercio y Turismo. Pero como decimos no son las únicas existentes ya que luego está la normativa municipal, la autonómica la específica de ciertos sectores y actividades, etc.

GIRASAL  también gestiona las inspecciones reglamentarias que debas superar. Además, y tan importante o más que lo anterior, te permite mantenerte actualizado respecto de los cambios que se produzcan.

Y si tu actividad puede verse beneficiada de ayudas o subvenciones también recibirás información.

Minimizar todo lo posible los riesgos de tu actividad está en tu mano. Por mucho que tengas experiencia en un sector conviene que no confíes en cómo se hacían en un momento determinado las cosas,  para actuar de igual modo.

Hace unas semanas, una emprendedora que conocemos logró abrir su negocio después de un año de retrasos  debidos a la ubicación escogida para su óptica. Tras visitar numerosos locales que tuvo que rechazar, por motivos diversos, encontró el que consideraba perfecto. La renta y fianza que la propietaria exigía se ajustaba a sus previsiones, con lo cual, con apenas unos arreglos estaría preparada para aperturar en menos de un mes. Sin embargo, cuando el contrato de arrendamiento ya estaba firmado y la fianza pagada se encontró con un imprevisto: la óptica se ubicaba en un edificio histórico y por tanto para acometer cualquier obra que pudiera afectar a la fachada se debe respetar la normativa específica para el caso de actuaciones en edificaciones con elementos de restauración obligatoria.

Este es solo un ejemplo de cómo el pasar por alto el cumplimiento de un requerimiento legal puede tener repercusiones económicas importantes en el negocio que podrían haberse evitado de contar con los servicios de una empresa especializada en la materia. Por tanto no podemos sino animar a los emprendedores y empresarios a que, como mínimo, hagan una auditoría, acerca de las normas legales que afectan a su actividad

¿Te ha resultado útil este artículo?

Haz click en las estrellas para valorarlo

Valoración media / 5. Total votos:

Nos alegra que este artículo te haya resultado útil

Síguenos en redes sociales para estar al día de nuevos contenidos

Sentimos que no te haya resultado útil nuestro artículo

Intentaremos mejorar este contenido