Una de las principales preocupaciones de todo emprendedor es la de ser capaz de hacer equipo, de lograr formar un verdadero equipo de trabajo, capaz de actuar como una unidad que persiga el interés común. Trabajar en equipo es clave del éxito en el mundo empresarial porque, por mucho que logremos contar con personas con mucho talento, si estas trabajan sin estar integradas en el equipo, el impacto de su labor no alcanzará, ni de lejos, al que puede conseguir un buen equipo.

Tanto si eres un recién llegado a la experiencia de emprender, como si llevas ya tiempo en tu aventura, recuerda que está al alcance de tu mano hacer equipo, y que son muchas las técnicas y actividades a las que puedes recurrir para ello.

En cuanto a las técnicas, vamos a recordarte algunos consejos  que puedes poner en práctica en las relaciones laborales, además de utilizar herramientas como  las actividades y dinámicas dirigidas  a  construir equipos, que te recomendamos que utilices periódicamente, especialmente aquellas que tienen lugar fuera del lugar habitual de trabajo, al aire libre. Puedes hacerte una idea de las distintas opciones consultando alguna de las páginas que ofrecen este tipo de actividades de team building para empresas .

Aunque a simple vista pueda parecer que un grupo es lo mismo que un equipo, nada más lejos de la realidad. El hecho de que tengas un grupo de personas trabajando en tu organización no significa que formen y trabajen como un equipo.

El ejemplo más habitual para visualizar la diferencia viene del mundo deportivo.  Incluso aunque no te guste el futbol seguro que has oído hablar de equipos deportivos que no rinden como cabría esperar, considerando el número de  estrellas individuales, mientras que otros, sin tanto talento por centímetro cuadrado de césped, consiguen los máximos logros debido a que todos sus integrantes trabajan por el objetivo común.

¿Cómo hacer equipo?

Recuerda que para construir equipo es fundamental la voluntad de hacerlo y poner en práctica algunas medidas.

1º.- Tú mismo tienes que estar dispuesto a ser uno de sus integrantes, especialmente cuando surjan los problemas.  Ante situaciones de estrés y de dificultades tendrás que actuar como un líder y tirar del equipo, motivar a todos sus integrantes y centrar la atención y el esfuerzo en lo que depende de cada integrante.

Para liderar tienes que saber hacia dónde quieres ir y transmitir su seguridad a las demás personas. Tu competencia y la seguridad en los objetivos a alcanzar, tu capacidad de influencia y la ética en tu actuación  marcarán el camino a los demás y la meta.

2º.- Establece objetivos claros basados en lo que depende de cada integrante más que en resultados. Cada miembro del equipo tiene que tener claro qué se espera de él, cual es su papel. Si cada uno hacemos lo que depende de nosotros lo realizamos de la mejor forma posible y ahí está parte del resultado.

3º.- Reconoce y elogia el progreso, no solo los resultados finales.

En general, es mejor recibir cuatro pequeñas palmadas en la espalda durante un mes que una al final de ese mismo plazo. Alaba los progresos.

4º.- Haz que cada persona sienta que es parte del equipo y que participe en la toma de decisiones. Tener en cuenta el punto de vista que cada miembro del equipo tiene es fundamental y mejora el ambiente de trabajo.

5º.-Fomenta un ambiente relajado y optimista, en el que cada uno pueda dar lo mejor de si mismo, donde tenga cabida el humor y el pensamiento positivo que evite los bloqueos.

Muestra que hay que desechar el pensamiento negativo que solo conduce a un miedo paralizante que nos impide decidir, incluso sobre las cuestiones  más sencillas.

5º.-   Haz que se compartan responsabilidades, que todos estén comprometidos con lograr los objetivos comunes.

Las actitudes pasivas del tipo “hago estrictamente lo que debo”, “eso no es cosa mía” tienen un efecto negativo. Pese a los problemas y dificultades hemos de ganarnos el respeto de los demás y el propio y eso se logra siendo útiles, contribuyendo con nuestro esfuerzo al objetivo común, sin pararnos a pensar si lo que hemos  hecho forma parte de lo que debemos hacer, simplemente por la satisfacción de ser útil, de ayudar.

6º.- Trabaja para que exista una buena comunicación. A menudo la falta de ella se torna en rumores e incertidumbre, y no hay nada peor. La comunicación es vital para que haya intercambio de ideas y de puntos de vista y si esto se da, ya se ha alcanzado la mitad del camino que lleva a la solución.

7º.- Gestiona bien los conflictos. De cómo resuelvas los mismos va a depender tu valoración y tu capacidad para construir el equipo que quieres. Especialmente en los malos momentos es cuando tu equipo demanda de ti una gestión eficaz.

8º.- No te obsesiones por crear equipos  homogéneos, más bien al contrario. Contar con personas de diferentes edades, experiencias, y  formas de pensar, enriquece el equipo y mejora la visión de soluciones en momentos de dificultad.

Estos son solo algunas pautas  para hacer equipo. No busques la perfección, recuerda que es enemiga de la productividad.  No se trata de lograr el equipo perfecto, sino de crearlo inculcarlo como un valor en sí mismo. Si te interesa el tema y dispones de tiempo te recomendamos un artículo muy interesante publicado en el New York Times  con el título “ La búsqueda de Google del equipo perfecto” .

¿Se puede enseñar a trabajar en equipo?

La respuesta es clara, sí. Hay dinámicas y juegos para potenciar tanto la capacidad de aprendizaje a partir de las propias experiencias, como el trabajo en equipo.

Conocerse y confiar en los demás es uno de los primeros pasos y muchas veces tener la oportunidad de encontrarnos con quienes trabajamos fuera del lugar habitual, hace que nos relajemos, que nos olvidemos de rigideces y que estemos dispuestos a jugar. Y a través de ese juego nos descubrimos y descubrimos a los demás. Nos acercamos y aprendemos a confiar, y esa confianza mejora las relaciones interpersonales que son clave para la colaboración.

Las personas vamos construyendo una adaptabilidad a lo que se nos exige. Incluso aquellas que por personalidad o experiencia no tengan ese hábito pueden aprender a trabajar en equipo.

 

 

¿Te ha resultado útil este artículo?

Haz click en las estrellas para valorarlo

Valoración media / 5. Total votos:

Nos alegra que este artículo te haya resultado útil

Síguenos en redes sociales para estar al día de nuevos contenidos

Sentimos que no te haya resultado útil nuestro artículo

Intentaremos mejorar este contenido