Detrás de todo éxito empresarial hay una historia de esfuerzos, renuncias, ilusiones y sueños compartidos. Hoy vamos a asomarnos a Grupo Mónico, una empresa de organización de eventos, que cuenta con distintas fincas para eventos y catering,  que va camino de cumplir cien años.

Se trata de  un negocio familiar  que ha sido posible por el relevo generacional y por permanecer fiel a sus principios: calidad e innovación.

En este siglo XXI en el que nos encontramos, una empresa  de organización de eventos  o de catering no resulta ninguna novedad. Pero, ¿pensaríamos lo mismo si nos trasladásemos a 1940? Seguramente, no.

Grupo Mónico tiene su origen en la apertura de un salón de té, en el Paseo de Recoletos de  Madrid, allá por 1940. Don Carlos Albert, hijo de los marqueses de Alhucema, se inspira en Delmonico´s, el primer restaurante de lujo neoyorkino, para abrir este salón y emplear a su antiguo personal de servicio.

Delmonico´s es de los primeros restaurantes que ofrece al cliente lo que hoy se conoce como menú, es decir, unos platos a demanda, frente a unos platos fijos, y que tiene una carta de vinos. Cierto que hoy en día esto no resulta nada novedoso pero no es difícil imaginar que sí lo fuera en el siglo pasado.

Como cuenta  Concha Bernard en su blog, en relación con el nacimiento de lo que hoy es Grupo Mónico:

Ante el éxito del salón de té, abren dos tiendas donde se  despachan productos elaborados con ingredientes de primera calidad y un servicio a domicilio gourmet, elegante y distinguido: es el primer catering de Madrid”.

El éxito de esta empresa se basa en la transmisión de sus valores,  la calidad de los productos y del servicio, de generación en generación.  Y  a ello se une el acierto de la familia  cuando en la década  de los años 60 adquiere una  finca que será de las primeras en ofrecer los servicios de empresa de organización de eventos, y donde se celebrarán las bodas y eventos de mayor eco en Madrid.

Grupo Mónico ha ido adquiriendo más fincas  para eventos y catering  en otras zonas de la Comunidad de  Madrid donde continuar ofreciendo la misma calidad en su oferta gastronómica y en el servicio que hicieron posible el éxito de aquel salón de té del Madrid de postguerra.

El cuidado al elegir las ubicaciones, los espacios, los jardines, los detalles, y el servicio prestado, parece seña de identidad de una familia que, sin duda, ha debido hacer las cosas bien porque solo así se explica sus,  ya casi, ochenta años de historia.

Y el acierto, como no puede ser de otra forma, radica en saber construir un equipo. Y en la habilidad  de la dirección para que  las nuevas incorporaciones, ya sea de figuras  más destacadas, como pueden ser los chefs, ya sea del personal menos conocido pero no por ello menos importante, haya sido enormemente positiva.

Si te interesa esta experiencia emprendedora, puedes conocer más de Grupo Mónico en  la sección de su web en la que publican, aparte del extracto de su historia, las fincas que actualmente componen el gran activo para su actividad de empresa de organización de eventos.

 

 

 

¿Te ha resultado útil este artículo?

Haz click en las estrellas para valorarlo

Valoración media / 5. Total votos:

Nos alegra que este artículo te haya resultado útil

Síguenos en redes sociales para estar al día de nuevos contenidos

Sentimos que no te haya resultado útil nuestro artículo

Intentaremos mejorar este contenido